Celtas Cortos: “Cuando tocas con una sinfónica, tu barca se convierte en un trasatlántico”/Música/Radar

Todo sobre Cultura & Ocio: libros, cómics, música, cine y series

Celtas Cortos: “Cuando tocas con una sinfónica, tu barca se convierte en un trasatlántico”

Por Q. Pérez-Ventana  13/01/2017

 

Rock bullanguero y celtoide hecho en Valladolid. Lírica revoltosa y deslenguada. Felizmente, la receta de los Celtas Cortos mantiene su esencia tras el paso del tiempo. Que treinta años no son nada. Pero he aquí que en su último trabajo, In crescendo, un CD+DVD grabado en directo, su cancionero más afamado adquiere nuevos brillos junto a la OSPA - Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias. Melodías como “20 de abril”, “Cuéntame un cuento” o “Retales de una vida” ganan empaque y echan a volar por otros cielos. Al habla con el saxofonista Goyo Yeves.


¿Cómo os veis con treinta años de carrera a las espaldas? ¿Las tenéis anchas?


Je, je... Nos gusta definirnos como corredores de fondo. Nos sentimos muy afortunados de poder tener un sueño como realidad o la música como profesión, eso que vaya por delante. Pero está claro que no todo es el glamour y el calor de las dos horas de un concierto, hay mucho por detrás y mucho por delante, y siempre vives en una inseguridad constante con respecto al futuro. Quizás eso nos hace estar siempre despiertos y atentos a nuevas ideas y proyectos. Es una profesión apasionante, sin duda.

 

¿Os imaginabais que la vuestra iba a ser una carrera de tan largo recorrido?


Por supuesto que no. De hecho, no te imaginas nada. Las cosas empiezan de forma natural, con ilusión, ingenuidad y pasión. Y según pasa el tiempo vas aprendiendo a gestionar todo lo que te va pasando. En nuestro caso la clave es la amistad, el trabajo y la naturalidad.

 

¿Cómo suenan los Celtas Cortos con toda una orquesta sinfónica ahí detrás?


¡Buff! Acojon... Es una sensación impresionante. Es de lo más que puedas sentir como músico. La sensación es que tu barca de repente se ha convertido en todo un trasatlántico con enormes motores que navega a toda vela. Un lujo para nosotros y una gozada para el oyente.

 

¿No os entró ese miedo escénico del que hablaba un filósofo futbolero cuando os visteis en semejante tesitura?


Desde luego que impresiona, pero ahí estamos y tenemos que manejar el timón entre todos. Afortunadamente, para este tipo de eventos siempre hay ensayos previos fundamentales, no solo por lo artístico sino también por lo personal. Nos conocemos, nos miramos, nos reímos, nos equivocamos y así se conforma un todo de cara al concierto y a la unión de dos mundos tan aparentemente distanciados. El culo lo sentíamos más prieto que en otras ocasiones, je, je.

 

¿Qué ha cambiado en vuestra propuesta musical desde que saltasteis al ruedo en 1986?


Bueno, son muchos años, muchos discos, muchos conciertos... De todo vas aprendiendo y sacando ideas. Eso es lo que intentamos reflejar en cada proyecto discográfico: un recorrido, un aprendizaje, colores diferentes, matices, ritmos. Afortunadamente nuestra propuesta musical nos permite adentrarnos en diferentes experimentos musicales. Nos consideramos un grupo de fusión en ese sentido, aunque obviamente con nuestro particular sello sonoro caracterizado sobre todo por la instrumentación que utilizamos.

 

¿Y en vuestro público? ¿Sigue siendo tan revoltoso?


Hay de todo, pero creo que siempre lo ha habido. Precisamente esa fusión musical se traduce luego en un público variopinto. Aunque sin duda muchas de nuestras canciones tienen un puño levantado al que se agarran muchos de nuestros seguidores. Es un orgullo y un privilegio poder llegar a un público tan variado y eso nos recarga las pilas continuamente.

 

¿Para cuándo un nuevo álbum de estudio? ¿Están los Celtas Cortos motivados e inspirados para escribir nuevas canciones?


Totalmente motivados, cómo no. De hecho, ahora estamos con un pequeño descanso de conciertos para ir creando ideas cada uno en su casa con intención de ponerlas en común después de este verano y poder preparar un nuevo disco de estudio para el año que viene. Así será, estoy seguro.

 

¿Habrá gira de defensa de este In crescendo? Sin sinfónica, suponemos.


Sí, por supuesto. Este año además de los conciertos eléctricos que vayan saliendo haremos todo el repertorio de este In crescendo con orquestas o bandas sinfónicas que se presten a ello. De hecho, ya hay bastante demanda para ello. Así que este año al que le apetezca escuchar este maravilloso experimento en directo va a tener unas cuantas oportunidades de verlo por todo el territorio nacional.

 

Un vistazo atrás. ¿De qué os sentís más orgullosos?


De haber sido capaces de mantener esta hoguera con llamas, con lo difícil que se ponen a veces las cosas a todos los niveles. Y sobre todo ser capaces de sentir que lo que hacemos sale del corazón y mucha gente lo recibe con esa naturalidad y honestidad que para mí siempre debe contener la expresión musical.

 

Perdón por no ser originales. ¿Qué os parece que le den el Nobel de Literatura a un cantautor eléctrico?


Entiendo que el Nobel se lo dan por lo de autor. Apartan lo de canta y eléctrico. Por lo tanto valoran unos textos poéticos y su forma de transmitir emociones con esa técnica literaria milenaria. ¡¡Perfecto!!

 

Para estar a la última en noticias de música, no dudes en seguirnos en nuestros perfiles de Twitter y Facebook.

PRODUCTOS RELACIONADOS