Salmón salvaje de Alaska, en su mejor momento

Salmón salvaje de Alaska, en su mejor momento

King, Coho y Sockeye son tres de las especies de salmón salvaje de Alaska más apreciadas. Te contamos cómo son, de dónde vienen, qué las hace tan especiales, cómo prepararlas... Todo lo que siempre quisiste saber.
 

Grandes viajeros

Salmón salvaje de Alaska, en su mejor momento

Nacen en los ríos de Alaska pero pasan su vida adulta en aguas del Océano Pacífico Norte. Allí, los salmones salvajes crecen y engordan para finalmente regresar al río a desovar. Ese viaje de vuelta a su lugar de origen es una auténtica aventura, una dura hazaña en la que tienen que remontar las corrientes, lo que supone un gran esfuerzo físico. De hecho, en el momento que empiezan su viaje dejan de comer. Durante las semanas y meses que puede durar este trayecto, van gastando las reservas de energía almacenadas para nadar y propulsarse. Esto hace que vayan perdiendo su grasa y tengan una carne tan firme y sabrosa y se conviertan en un pescado tan apreciado. Rico en ácidos Omega 3, el salmón salvaje de Alaska es una fuente importante de proteínas, fósforo y potasio. 

Coho

Salmón salvaje de Alaska, en su mejor momento

Su carne de color rojo anaranjado tiene un delicado sabor y una textura firme. De tamaño medio, resulta muy versátil en la cocina por su sabor suave. Hay muchas opciones para prepararlo: al horno, a la plancha pero, sobre todo, a la parrilla. 

King

Salmón salvaje de Alaska, en su mejor momento

La más grande de las especies de salmón salvaje de Alaska, destaca por su rica carne rosada y sabor intenso pero cremoso, con una textura que se deshace en la boca. Su temporada de pesca es la más extensa de todas, por lo que podemos encontrarlo fresco prácticamente todo el año. Es el más indicado para hacer marinados. 

Y además... Sockeye

Salmón salvaje de Alaska, en su mejor momento

Junto al Coho y el King, en nuestras Pescaderías también puedes encontrar esta tercera variedad. Lo más característico es su carne roja intensa que conserva su color después de cocinada. De ahí que su presentación resulte muy vistosa en el plato. Es de tamaño mediano y más fino y estilizado que las otras variedades. Tiene un sabor potente y una textura densa y firme. Ideal para hacer ahumado o para preparar platos en crudo, como el tartar 

Nuestra sugerencia

Salmón de Alaska a baja...

También te puede interesar