Editoriales

¿Cómo freír las croquetas?

¿Cómo freír las croquetas?

Un clásico de nuestra comida, y uno de esos platos que siempre queremos probar allá donde vayamos. Pero, ¿sabes cómo surgieron? ¿Necesitas consejos para freírlas correctamente?

 

La croqueta es todo un clásico en nuestra mesa. En concreto, las croquetas congeladas son además una excelente solución cuando algún plato nos ha dejado con hambre, como guarnición... y, por supuesto, cuando nos apetece probar su deliciosa bechamel. Porque las croquetas son un bocado divino cuando están bien hechas. Su textura crujiente por fuera, y su cremoso interior...

 

El origen de la croqueta es francés, de hecho el nombre proviene de "croquant", que en el idioma galo significa "crujiente". Ya en el Imperio Romano había un plato similar, pero fue en nuestro país vecino donde se creó lo que podemos llamar la croqueta moderna, de la que surgen las que comemos hoy en día.

Luego se fueron extendiendo por Europa. Holanda o Sicilia las tienen como plato típico, aunque en ningún sitio han logrado el éxito que en España.

 

Os contamos una curiosidad: hoy en día, la base de bechamel está presente en la gran mayoría de croquetas. Sin embargo, en realidad es una variedad que cuenta con alrededor de un siglo de antigüedad. ¿Sabes cuáles fueron las originales? Las croquetas de patata.

 

Como hemos dicho antes, complementar un almuerzo o cena con unas croquetas congeladas es muy sencillo. Sólo hay que freir y listo. Sin embargo, te vamos a dar algunos consejos para evitar algunos de los mayores errores a la hora de hacerlas.

 

Para empezar, no es necesario descongelar primero las croquetas. Aunque sí es mejor sacarlas 5 o 10 minutos antes, para poder separarlas en caso de que algunas hayan quedado unidas al congelarse.

 

Tanto si las hacemos en la sartén o en una freidora, es importante que el aceite esté bien caliente. Si usamos sartén, el aceite debe cubrir unas tres cuartas partes de la croqueta. Podemos probarlo metiendo primero una croqueta, y sacándola rápidamente si vemos que no empieza a freírse. Si el aceite tiene la temperatura correcta, conseguiremos que se hagan mejor, sin quedar congeladas por dentro ni que se deshagan.

 

Una vez llegado el momento de echar las croquetas, debemos hacerlo en pequeñas tandas. Primero, porque las croquetas enfrían el aceite. Y segundo, para que podamos manipularlas, y se frían enteras, sin pegarse unas a otras y dejar partes sin contacto con el aceite caliente.

 

Tras un minuto les daremos una vuelta, para "sellar" el empanado. Luego iremos haciéndolas girar hasta irlas viendo doradas, con cuidado de no deshacerlas. Cuando veas que se escapa un punto de bechamel entre el rebozado, es que ya están hechas por dentro.

Aunque si alguna vez te quedan congeladas en el centro, descuida. Mételas aún calientes 30 segundos en el microondas, y eso terminará de fundir la bechamel.

 

Al irlas sacando, las pondremos en un plato con papel absorbente. Si son muchas, podemos usar el plato como lugar intermedio antes de irlas dejando en una fuente, cambiando el papel cuando se sature.

 

¡Ya verás como ahora te salen siempre perfectas!


Foto: Koldo Miranda

38125
Leches enriquecidas, la ayuda que tu cuerpo necesita
/material/aptc/images/aptc/2343323/leches-enriquecidas-la-ayuda-que-tu-cuerpo-necesita_0.jpg
/aptc/leches-enriquecidas-la-ayuda-que-tu-cuerpo-necesita/
Leches enriquecidas, la ayuda que tu cuerpo necesita
Leches enriquecidas, la ayuda que tu cuerpo necesita
47084
Con lo que te gusta... sin lo que te sobra
/material/contents/47084/1715156075_Bodegon-sin-gluten.jpg
/aptc/con-lo-que-te-gusta-sin-lo-que-te-sobra/
Con lo que te gusta... sin lo que te sobra
Con lo que te gusta... sin lo que te sobra
32466
Dulce Pascua
/material/contents/32466/1680093222_dulces-de-pascua.jpg
/aptc/dulce-pascua/
Dulce Pascua
Dulce Pascua

Habla ahora…