Editoriales

Frutas de navidad, una fruta digna de dioses

Si el dios griego Dioniso, y su posterior versión romana, Bacco, eran representados con racimos de uvas y copas de vino en las manos, nos queda clara la importancia de esta pequeña fruta en la cultura occidental que se instauró a orillas del Mediterráneo varios milenios atrás, ya sea al natural o en su elaboración más famosa: el vino. ¿Pero sabes de dónde viene la tradición de tomar doce uvas en Nochevieja?

Frutas de navidad, una fruta digna de dioses
Frutas de navidad, una fruta digna de dioses

Frutas de navidad, una fruta digna de dioses

Si el dios griego Dioniso, y su posterior versión romana, Bacco, eran representados con racimos de uvas y copas de vino en las manos, nos queda clara la importancia de esta pequeña fruta en la cultura occidental que se instauró a orillas del Mediterráneo varios milenios atrás, ya sea al natural o en su elaboración más famosa: el vino. ¿Pero sabes de dónde viene la tradición de tomar doce uvas en Nochevieja?

Una tradición muy castiza

La costumbre de tomar 12 uvas en Nochevieja es española, y en un principio nació como un motivo de burla castiza. En 1882, las crónicas cuentan que la alta burguesía madrileña había adoptado la costumbre francesa de tomar champán acompañado de uvas en Nochevieja y, entre otros motivos, los chulapos decidieron empezar a reunirse en la puerta del Sol para tomar uvas burlándose de ellos. Lo que en un principio nació casi como una broma, se fue convirtiendo en tradición y poco a poco expandiéndose por las distintas ciudades españolas. Se empezó a tomar 12 uvas, una por cada campanada. En 1909, que fue un gran año en la cosecha de la uva, el excedente comenzó a venderse en paquetes de una docena como “uvas de la suerte”.

 

Y así la costumbre de tomar uvas en Nochevieja ha llegado hasta nuestros días, en los que comer una uva por cada campanada, simbolizando los doce meses del año, nos traerá buena suerte para el año que está a punto de nacer. Para que nadie se “quede atrás” a la hora de comerlas, en nuestra Frutería puedes encontrarlas con o sin semillas, e incluso en cómodos paquetes de una docena.

¿Y en el resto del mundo?

Nuestra costumbre de comer uvas en Nochevieja se ha extendido a Portugal y a muchos países de Latinoamérica. Pero en el mundo hay muchas costumbres culinarias para celebrar la despedida del año. Por ejemplo, en Italia se come un plato de lentejas; en Grecia se suele cocinar un pastel llamado Vassilopitta, en cuyo interior se coloca una moneda de oro o de plata; y los japoneses comen toshikoshi-soba, confiando en que la buena suerte de la buena suerte de la familia se alargará tanto como estos fideos.

 

Como tradiciones no culinarias los daneses rompen vajillas, los ingleses corren por llegar los primeros a la casa de los familiares donde se reúnen, en Turquía se abren los grifos de agua, en Chile barren la casa hacia afuera, en Perú colocan un huevo debajo de la almohada… y quizá la más conocida: la tradición norteamericana de darse un beso justo cuando suena la última campanada.

Te puede interesar

38084
Esta Navidad apuesta por nuestros platos preparados
/material/aptc/images/aptc/2231626/esta-navidad-apuesta-por-nuestros-platos-preparados_0.jpg
/aptc/esta-navidad-apuesta-por-nuestros-platos-preparados/
Esta Navidad apuesta por nuestros platos preparados
Esta Navidad apuesta por nuestros platos preparados
46211
19 vinos españoles para disfrutar y regalar en Navidad
/material/contents/46211/1701937125_Wine.jpg
/aptc/19-vinos-espanoles-para-beber-y-regalar-en-navidad/
19 vinos españoles para disfrutar y regalar en Navidad
19 vinos españoles para disfrutar y regalar en Navidad
27963
MasterChef: Magret de pato a la naranja con uvas y coulís de mora silvestre
/material/aptc/recetas-rev/magret-de-pato-a-la-naranja-con-uvas-y-coulis-de-mora-silvestre.jpg
/aptc/magret-de-pato-a-la-naranja-con-uvas-y-coulis-de-mora-silvestre/
MasterChef: Magret de pato a la naranja con uvas y coulís de mora silvestre
MasterChef: Magret de pato a la naranja con uvas y coulís de mora silvestre

Habla ahora…