garlick

Sopa de pepino con anchoas

Sopa de pepino con anchoas
Sopa de pepino con anchoas
Recetas fáciles
Mas de 1 h.
4 Comensales
293 Kcal Receta, 73 Kcal/pers, Bajo en calorias, Sin gluten, Sin azúcar, Bajo en colesterol, Sin lactosa, Rico en fibra,
Ingredientes

1 kg de pepinos
2 tallos de apio
0
5 l de caldo de verduras desgrasado
50 g de anchoas en aceite de oliva
1 cucharadita de pimentón dulce
pimienta y sal.

Preparación

Lavar los pepinos, sin pelar, y secarlos con papel absorbente de cocina. Partirlos a lo largo, eliminar las simientes y trocearlos. Retirar las hebras a los tallos de apio, lavarlos bajo el chorro de agua fría, escurrirlos, secarlos y trocearlos. Poner en el vaso de la batidora los pepinos junto con el apio; añadir el caldo de verduras y triturar hasta lograr una crema de textura muy ligera y homogénea. Tamizar con el pasapurés. Pasar luego por un colador. Sazonar con pimienta y sal. Mezclar bien y meter en la nevera durante 4 horas. Escurrir las anchoas del líquido de conserva y cortarlas en tiras. Servir la crema espolvoreada con el pimentón. Incorporar a los platos las anchoas escurridas.



El rey de las hortalizas

Todo en el pepino son propiedades saludables. Su riqueza en minerales beneficia al estado de la piel. Su gran cantidad de agua (90 %) ayuda contra los cálculos renales y su contenido vitamínico –A, B y C– es el que precisa el organismo diariamente. Consúmelo en zumo sin quitarle la piel, que es rica en vitamina C.

Una pareja excelente
Aunque las cremas y sopas de pepino son originarias de los países del norte de Europa, se utiliza en recetas mediterráneas. Una muy rica es la que se elabora con yogur griego, estupenda compañía para el pepino. Tritura éste junto con un diente de ajo y añade 2 yogures junto con un chorrito de aceite de oliva, otro de vinagre y una pizca de sal.