Planes con niños

Beneficios de la música clásica para bebés

julio 30, 2021

author:

Múltiples estudios científicos han asegurado que la música clásica cuenta con diversos beneficios para el crecimiento y el aprendizaje de los bebés a lo largo de los primeros años de vida. Técnicas como la musicoterapia para niños se han convertido en uno de los métodos más utilizados de la actualidad para estimular ciertas áreas de su cerebro.

Incluso las mujeres embarazadas han decidido poner música clásica para bebé en el vientre durante los meses de gestación. Una forma fácil y sencilla de favorecer su desarrollo y el estímulo de sus células.

Por qué poner música clásica a bebés para dormir y relajarse

La música clásica para bebés aporta beneficios en el desarrollo de las emociones, sentimientos y, por supuesto, en el ámbito del aprendizaje infantil vital.

Relaja el cuerpo del bebé

La música clásica ayuda a que tu bebé se sienta más relajado y reduzca cualquier tipo de dolor, sobre todo cuando son recién nacidos.

Estimula su lenguaje

Este género musical permite que los pequeños de la casa puedan desarrollar el lenguaje y ser capaces de identificar las diferencias auditivas de los ritmos, sonidos e instrumentos.

Los prepara para pensar

Los bebés que están expuestos de manera habitual a la música clásica tienden a producir mayores niveles de endorfinas. Esto, a su vez, les permite estar más relajados y preparar su cerebro para que pueda pensar de una forma especial.

Desarrollan su memoria auditiva

Al escuchar música clásica, tu bebé será capaz de aprender a distinguir ciertos sonidos y mejorar su propia habilidad de decodificar toda esa información que su oído escucha y su cerebro procesa.

Reduce la tensión

Existen ciertos estudios médicos que han corroborado que los latidos del corazón siguen el mismo tempo que este género musical. Al ser un gran relajante, la música clásica se ha convertido en una gran alternativa para aquellas madres que buscan que sus bebés duerman y puedan descansar con facilidad.

Disminuye la frecuencia de su respiración

Esto les permite estar más tranquilos y dormir placenteramente.

Activa ciertas partes del sistema nervioso

Gracias a esta estimulación, los bebés son capaces de mejorar su inteligencia y trabajar su lado más creativo. Ayudando así al rendimiento intelectual y a la capacidad de raciocinio.

Desarrollo nuevas habilidades

La música clásica es empleada por los profesionales médicos en terapias de pedagogía. Además de mejorar la concentración y la atención de los niños, permite el desarrollo de ciertos valores como la sensibilidad y la empatía.

Música clásica para bebé: el “Efecto Mozart”

El famoso “Efecto Mozart” surge durante la década de los años noventa, mediante un estudio científico en la Universidad de California Irvine. Esta investigación, a manos de una psicóloga francesa, dio a conocer que escuchar música clásica de Mozart afectaba de manera positiva al desarrollo de la inteligencia y la relajación.

Este estudio comenzó a ganar gran valor y muchos medios comenzaron a aportar pruebas de los beneficios de las obras de Mozart en la salud mental y física. Más en concreto en los bebés y el desarrollo de su coeficiente intelectual.

Aunque los resultados de los estudios fueron realizados con adultos y no con recién nacidos, hoy en día la música clásica ha pasado a formar parte de los primeros años de los bebés.