Cómo interpretar los pitidos de nuestra placa base