Ocho trucos para que tus electrodomésticos no odien a tus mascotas (ni al pelo que sueltan)