Una semana con el Hoover Rhapsody: te va a gustar volver a pasar el aspirador