7.150 BOTELLAS EN EL MUNDO.

7.150 BOTELLAS EN EL MUNDO.

LA ESCASA PRODUCCIÓN DE ESTE VINO, LO CONSAGRA COMO UNO DE LOS PRODUCTOS MÁS EXCLUSIVOS DEL CLUB DEL GOURMET EN EL CORTE INGLÉS.

Ximénez-Spínola ya era posiblemente la bodega con la producción más limitada del Marco de Jerez. En su obsesiva búsqueda de la excelencia, este año solo han seleccionado 7.150 botellas de su vieja Solera de PX, con lo que posiblemente haya pasado a convertirse en una de las bodegas más exclusivas del Mundo.

Este “Vino de Culto”, se mantiene fi el al estilo de la familia que lo ha hecho pervivir a lo largo de los años y que aún hoy perdura en su espíritu de “Bodega Boutique Especializada”. Como es sabido, la uva Palomino ocupa el 95% de los viñedos de Jerez, sin embargo, esta Casa solamente elabora vinos obtenidos al 100% de uva Pedro Ximénez pasifi cada al Sol. Y es esta fi losofía precisamente, la que ha permitido que sus propietarios se puedan consagrar a la obtención del mejor Pedro Ximénez imaginable, ya que toda su actividad gira en torno a esta tipología.


Estamos hablando de una bodega independiente y tradicional en la que las prisas o el abaratamiento de costes propios de las grandes estructuras productivas, son sencillamente inconcebibles. Tres hectáreas de viñedo en el legendario “Pago de Carrascal”, son sufi cientes para seguir trabajando según las viejas “Normas de la Casa”, basadas en un método de elaboración extremadamente costoso, ya que se parte –increíble, pero cierto- de “Uva Blanca”, que debe ser vendimiada a mano y recolectada en cajas pequeñas para que no se deteriore. Una vez cortada, la uva ha de pasar no menos de 21 días expuesta al Sol, que la deshidratará de forma lenta y progresiva, concentrando la fructosa vínica propia de su variedad, y aportando la elegante dulcedumbre natural, que diferencia a los Pedro Ximénez de alta calidad, de los que se elaboran siguiendo otros procesos.

Vino de meditación...
Puesto que en Jerez los niveles de deshidratación natural por “soleo” son muy altos, por cada tonelada de uva fresca solamente se obtienen 300 kilos de uva ya pasifi cada, que una vez en el lagar, generan unos 100 kilos de residuo sólido y 200 litros de auténtico mosto natural de Pedro Ximénez. Después, comenzará un envejecimiento de no menos de 15 años en barrica de roble americano, con una cata evolutiva mensual. Finalmente en la “Cata Anual de Selección”, un comité familiar, analiza el contenido de todas y cada una de las 234 barricas que hay en crianza. El único problema es que no todos los años se consigue sacar la misma cantidad de litros de este “Pedro Ximénez Premium” ya que la evolución del vino es muy desigual en función de cada barrica.


Nos encontramos ante un vino sumamente delicado, aromático e intenso, cuya escasa producción lo convierte en uno de los productos más exclusivos del Club del Gourmet en El Corte Inglés.

0 Comentarios.¡Déjanos el tuyo!

No estas identificado

Si aún no eres miembro del Supermercado de El Corte Inglés hazte socio pulsando en Nuevo usuario.

También te puede interesar