UN SUEÑO HECHO REALIDAD Y UN HOMENAJE A UNA MUJER TRABAJADORA. DE ESTA FUSIÓN NACE UN VINO CON CARÁCTER Y UNA GRAN PERSONALIDAD HECHO A PARTIR DE UNAS VIÑAS EXCELENTES.

En euskera, Amaren significa “de la madre”, y esta misma palabra es el nombre de una de las bodegas más interesantes de La Rioja alavesa, a la vez que también es el homenaje que Juan Luis Cañas realiza a su madre, Ángeles, ejemplo de trabajadora abnegada, como la mayoría de las mujeres campesinas de nuestra posguerra. Aunque el primer vino salido de sus barricas fue el de la cosecha del 95, la bodega es de muy reciente creación (2009), y la culminación del sueño de Juan Luis Cañas, un hombre cuyo leitmotiv, la búsqueda de la perfección, ha trasladado a todos sus vinos.

Ubicada en Villabuena, un pueblo del sur de Álava conocido por la calidad de su viñedo, Amaren forma parte de un marco incomparable de laderas y terrazas, en las que la viña desarrolla un fruto extraordinario, gracias al clima y a los suelos propicios para el cultivo. El disponer de un viñedo de tan excelente constituye la principal riqueza de la bodega. La edad media de las viñas supera los 50 años e, incluso, algunas llegan a ser centenarias. 


La máxima consideración que Juan Luis Cañas profesa a la tierra y a esa viña vieja se traduce en una viticultura respetuosa con el medio ambiente; una pureza que, también, se traslada al buen hacer enológico. La selección en la bodega es tan exigente como la del viñedo. Amaren se elabora únicamente con uvas y cosechas excelentes de las variedades tempranillo, graciano, viura y malvasía. En la bodega de Juan Luis Cañas, la personalidad y el carácter del terruño prevalecen para que sus vinos trasmitan la esencia de la tierra riojana. Por todo ello, Amaren es un homenaje a la madre biológica y a la madre naturaleza.

Amaren Tempranillo Reserva 2004 es un gran Amaren de una gran añada. Estructurado, con mucha vida por delante, supongo que, con el paso del tiempo, se convertirá en un clásico. Vino de una gran personalidad y elegancia acompaña a la perfección cualquier carne que se nos antoje. Sin duda, envejecerá de manera admirable en los próximos 10 años. En definitiva, un vino con carácter, simbiosis de terruño, clase propia e única.

 

“Vino estructurado, llamado a convertirse en un clásico, que acompaña a la perfección a todo tipo de carnes” 

0 Comentarios.¡Déjanos el tuyo!

No estas identificado

Si aún no eres miembro del Supermercado de El Corte Inglés hazte socio pulsando en Nuevo usuario.

También te puede interesar