DE BLAS SERRANO.

DE BLAS SERRANO.

PASIÓN, ESPÍRITU EMPRENDEDOR, AMOR A LA TIERRA, RESPETO POR LOS FUNDAMENTOS BÁSICOS, LOCURA POR UNA CULTURA Y UNA TRADICIÓN. ASÍ ES LA BODEGA DE BLAS SERRANO.

Ubicada dentro de la Denominación de Origen Ribera del Duero se encuentra una bodega relativamente joven: De Blas Serrano, fundada en 2005 por las familias De Blas (Eugenio y Luis Miguel) y Serrano (José Manuel), ambas con profundas raíces en Fuentelcésped y Fuentespina (Burgos).

Si hay una palabra que defi ne a la perfección la Bodega De Blas Serrano, esta es respeto: respeto a la tierra, a la tradición y al cliente. Un respeto que proviene desde la tierra, ya que De Blas Serrano solo elabora sus vinos cuando las uvas presentan las características que responden a los criterios de calidad que ellos consideran necesarios para que el cliente se sienta satisfecho.

Para conocer el verdadero espíritu de los vinos de De Blas Serrano hay que remontarse al siglo XII, a la fundación de Fuentelcésped por la Orden Premostratense del monasterio de Santa María del Monte Sacro, hoy Santa María de la Vid. Hacia 1152, Alfonso VII confi rmaba a la Iglesia de Santa María del Monte Sacro, a su abad Domingo y a sus sucesores la propiedad de “illo loco qui vocatur Vide”. De esta forma, la viña y el vino se convierten en el medio de vida de una villa cuyo Ayuntamiento, en el siglo XVII, dicta unas ordenanzas que regulan el comercio y la elaboración del vino. Entonces, todo Fuentelcésped dedicaba la totalidad de sus tierras de cultivo a la vid y fijaba los precios del vino en Castilla.
Únicos e irrepetibles
Hay multitud de variables que infl uyen en la calidad del vino (el clima, la tierra, la variedad de vid, la poda, el proceso de elaboración…). Unas son aleatorias, otras dependientes y otras vienen determinadas por el cuidado de las cepas y el proceso de elaboración del vino. En este sentido, De Blas Serrano asume la responsabilidad de no integrar en su elaboración más que los frutos que permitan reproducir, dentro de los márgenes tolerables, un producto que, siendo único, tenga señas de identidad propias y unos principios de calidad.

Todos sus vinos son producto de las viñas que, siguiendo su criterio, cuidan con sus propios medios. Por cada parcela, en función del tipo de suelo, de la orientación geográfi ca y de la variedad, se defi ne el tipo de poda, los cuidados sanitarios y los éclaircissages precisos para facilitar la optima maduración de la uva.

La vendimia se realiza en cajas de plástico de 15 kg, recolectando únicamente los majuelos y, dentro de estos, los racimos que responden a sus exigencias de calidad. Al llegar a la bodega, cada caja se deposita en una mesa de selección, donde seis personas verifican que los operarios de vendimia han respetado las instrucciones del enólogo, encargándose además de sacar del circuito los racimos que no son conformes, apartándolos para deshecho. El fruto que ha pasado estos severos controles de calidad se deposita en una despalilladora que separa sin romper las bayas (uvas) del rampujo (estructura vegetal que soporta las uvas). Luego, se encuba en pequeños depósitos de acero inoxidable por gravedad.

CRIANZA CELOSA.

La crianza se hace en barricas de roble francés, en nave subterránea a una temperatura homogénea durante todo el año, en óptimas condiciones de conservación. Santiago de Frutos, el bodeguero, es el encargado de que, día a día, se cumpla el proceso. La enóloga y directora técnica del proyecto de la bodega es Sophie Kuhn. Nacida en Alsacia y de larga tradición vitivinícola familiar, Sophie es enóloga por la Universidad de Borgoña y Master en Connaissance et Gestion des Terroirs, otorgado por l’Université du Vin de Suze-La-Rousse, Université de Franche-Comté, Besançon y Université d’Aix-Marseille. Cuenta con una amplia experiencia internacional (Australia, Italia, Francia y España), ya que ha trabajado en bodegas de prestigio internacional como Chateau Cheval Blanc, donde colaboró con Kees Van Leewen, especialista en terroirs vitivinícolas.

El enólogo es el factor primordial: es el director de orquesta, y el vino, su obra. Su saber hacer, sus experiencias, sus sentimientos, su capacidad de compromiso y la forma de ejercer su responsabilidad, son determinantes para unos vinos personales, modernos, complejos y estructurados, que transmiten todo el sabor de una tierra y la pasión de un equipo.

0 Comentarios.¡Déjanos el tuyo!

No estas identificado

Si aún no eres miembro del Supermercado de El Corte Inglés hazte socio pulsando en Nuevo usuario.

También te puede interesar