Finca Pascualete, tradición extremeña

Finca Pascualete, tradición extremeña

Veinte trabajadores componen la familia de Finca Pascualete. Con el ímpetu de un equipo joven, dinámico y experto, la leche fresca de sus propios rebaños se transforma magníficamente en cada uno de sus diferentes y exquisitos quesos. En este caso el de Pastura con trufa.

 

Cada miembro de la familia tiene un papel específico y fundamental para la consecución delproducto final, único y de máxima calidad, y para mantener viva una tradición ancestral.

En su búsqueda constante de la excelencia controlan con rigurosa exhaustividad y mimo artesano todos y cada uno de los procesos de elaboración del queso, desde la cría y engorde de su propio ganado y el ordeño y tratamiento de la leche, hasta el prensado manual y volteo diario de los quesos durante su curación, pasando por el empaquetado a mano de cada pieza.

Para ello, cuentan con los más modernos sistemas de manipulación, que garantizan la máxima salubridad e higiene del producto, y con el empuje de un equipo joven, dinámico y experto que ha conseguido adaptar la ancestral receta de elaboración del queso en Extremadura, transmitida durante siglos de generación en generación, a los gustos y exigencias del consumidor actual.

El queso de oveja Pastura con trufa es un queso elaborado con leche pasteurizada de las ovejas de su propia ganadería y una mezcla de trufa proveniente de Italia.


Es un queso de corteza enmohecida de color blanco y en algunas piezas se pueden observar pequeñas pizcas negras propias de la trufa que tiene en su interior. Esta es la característica principal de este queso. Su textura es semiblanda y corte limpio, dónde se aprecian los trocitos de trufa que lleva en su interior. El color de la pasta es de blanco marfi l a amarillo céreo, evoluciona según el tiempo de maduración. La pasta es ciega y cerrada, con una distribución no uniforme de la trufa debido a su carácter artesanal.

 

SU SABOR A TRUFA ES LA CARACTERÍSTICA PRINCIPAL. SU TEXTURA ES SEMIBLANDA


Este queso se caracteriza por su sabor a trufa, apareciendo en segundo plano un sabor a leche madurada nada ácido. El retrogusto se caracteriza por la potencialidad de la trufa, con un toque fi nal a humedad propio del moho blanco de la corteza, que es comestible.
 

0 Comentarios.¡Déjanos el tuyo!

No estas identificado

Si aún no eres miembro del Supermercado de El Corte Inglés hazte socio pulsando en Nuevo usuario.

También te puede interesar