LA MORTADELA ES EL EMBUTIDO MÁS REPRESENTATIVO DE LA MARCA NEGRINI. SE PREPARA SIGUIENDO LA FÓRMULA TRADICIONAL, QUE SE REMONTA AL SIGLO XII.

 Sus orígenes datan del periodo medieval, en el que una congregación de frailes de los conventos de la zona se especializó en su elaboración. Llamado también el caviar de los embutidos italianos, la mortadela empezó a prepararse en el siglo XII en la zona de Bolonia donde también se desarrollaron los hornos especiales para su cocción. Desde entonces ha sido el regalo entregado a embajadores y nobles, señores, cortes extranjeras y visitantes ilustres.

La Bolonia, como es llamada comunmente la mortadela, se prepara con las carnes más nobles –principalmente paleta y carrillada. del cerdo blanco italiano–, que cuenta con Denominación de Origen Protegida, Gran Suino Padano. Sólo los mejores cortes de carne y tocino son aptos para fabricar la mortadela de Negrini.

PRIMERA CALIDAD

Con toda esta materia prima de primera calidad se elabora una pasta fina de textura suave y sabor intenso, a la que se añaden pequeños trozos de grasa de papada para conferirle mayor dulzura.

Una vez realizada la masa la cuece a fuego lento después de embutirla en tripa natural. Es en este proceso, que puede durar un día entero, donde la mortadela Negrini obtiene su característico aroma.

La mortadela Negrini es rica en minerales como el hierro y el zinc. Por eso, es ideal para quienes practican deporte y necesitan un mayor aporte energético. Además, es un alimento bajo en colesterol y sal, muy recomendable en dietas y regímenes.

CONSUMO

La mortadela es deliciosa cortada en lonchas finas. El corte ideal se obtiene con una cortadora manual, especialmente las antiguas Berkel, que no recalienta el embutido conservando todo su aroma y su sabor. Cuando se destina a aperitivos puede cortarse en dados. La mortadela es un perfecto acompañante para ensaladas, pastas o como snack, y en el protagonista indiscutible a la hora de la merienda, tanto para niños como para mayores.

Para conservarla, envolver en papel albal y dejarla en el frigorífi co. Se recomienda atemperarla de nuevo durante 15 minutos antes de consumirla. De esta forma podrá disfrutar de todo su aroma y su sabor. 

0 Comentarios.¡Déjanos el tuyo!

No estas identificado

Si aún no eres miembro del Supermercado de El Corte Inglés hazte socio pulsando en Nuevo usuario.

También te puede interesar