Marta Hazas

Marta Hazas

Tiene talento para la interpretación y un don especial para la ensaladilla rusa. Cocina poco, pero sabe disfrutar de la buena mesa.


Se ha convertido en el perejil de todas las salsas. En la tele, es una habitual de El hormiguero y estrena ahora Velvet Colección, pero además le da tiempo a irse de gira con la obra teatral 5 y acción y a descubrir, este verano, la estrella de la fama que han puesto en el barrio de Tetuán en Santander, su ciudad natal. Ha sido una iniciativa de la Asociación de Comerciantes y Hosteleros, y está claro que el cariño es mutuo, porque a Marta, poco cocinera en la frontera de los 40 años, le encantan los restaurantes.


¿Te han conquistado por el estómago?
Mi chico me conquistó en Posada del Mar, el restaurante que sus padres tenían en O Grove. Nadie te supera a la hora de cocinar… No me prodigo mucho, pero hago unas ensaladillas rusas muy ricas.

¿Tu aperitivo perfecto?
Vermú y rabas. Sin duda.

¿El mejor maridaje?
Vino tinto crianza (por ejemplo, Ànima Negre) con queso curado o picón.

¿Con qué personaje histórico te gustaría compartir mesa y mantel?
Con Alfred Hitchcock. Eso sí que debía de ser una buena sobremesa. El viaje en el que más has disfrutado comiendo fue… La gira de 5 y acción está siendo muy disfrutona, gracias a sitios como San Sebastián, Galicia y Santander… El año pasado estuve rodando en México y me fascinó su comida: descubrí los picantes, los ceviches y el chile habanero.

¿Qué es lo más exótico que has comido?
Justo en México, en Cancún, las hormigas rebozadas de Kiosco Verde, un local muy famoso.

¿Hay comidas de tu infancia que recuerdes con añoranza y no logres evocar fácilmente?
El arroz con carne que hacía mi abuela Larín.

A la hora de hacer la compra, ¿qué caprichos te permites?
Para el desayuno, galletas de chocolate.

¿Cuánto es lo máximo que has pagado por un producto gourmet?
Más de 100 euros por una botella de vino.
 

También te puede interesar