Temporada alta del mar y la tierra, a la mesa

Temporada alta del mar y la tierra, a la mesa

Del mar y la tierra, a la mesa                                                                                                                                                                                                                                   

Mediterráneo en conserva

Temporada alta del mar y la tierra, a la mesa

 Del mar y la tierra, a la mesa. Bajo esta filosofía trabaja Conservas La Receta, una empresa almeriense que recoge lo mejor del Mediterráneo, lo envasa sin conservantes ni aditivos, y lo lleva a cada casa manteniendo todo su sabor.

La provincia de Almería tiene una rica despensa, con grandes recursos tantos pesqueros como agrícolas. Cuenta con sol y mar, con sabores de siempre que recuerdan a cocinas de antaño. Dieta mediterránea en estado puro que Conservas La Receta envasa artesanalmente en botes de cristal desde hace más de dos años. Pulpo recién pescado que se compra en la lonja de Almería, tomates raf, almendra marcona, ajo, especias como clavo o cúrcuma, aceite de oliva virgen extra… productos naturales procedentes de campos y caladeros de la provincia a los que no se les añade ningún tipo de conservante ni aditivo, y que son tratados con mimo hasta convertirse en platos preparados y semipreparados en conserva.

La elaboración artesanal y el llenado manual de cada bote se combinan con una tecnología que consigue que los productos mantengan su calidad, sabor y propiedades nutricionales hasta cinco años, gracias a un proceso de conservación a base de vapor de agua y un escrupuloso control de producción. Pese a la juventud del proyecto, Conservas La Receta ya se trazó como idea hace unos diez años en la mente de tres hermanos almerienses. La idea salió al mercado con tan solo dos productos, y que hoy cuenta con unas diez referencias entre conservas del mar y condimentos. Entre ellas, por ejemplo, suaves caracolas de mar o pulpo al ajillo, dos productos listos para consumir que también se pueden emplear combinados en otras recetas como arroces, pastas o ensaladas. Ambos, disponibles en el Club del Gourmet en El Corte Inglés, como también una todoterreno salsa de almendras, perfecta tanto para pescados como para carnes, o un sofrito de tomate raf que sirve como base de un gran número de guisos, y facilita enormemente la preparación de la paella y otros platos de arroz, fi deuá o gurullos.

Una alternativa sana, equilibrada y natural adaptada a los tiempos de hoy en los que la alimentación y la cocina se ven apurados por las prisas. Una alternativa que podrá encontrar en el Club del Gourmet en El Corte Inglés.

Un tomate frito con el sabor de antaño

Temporada alta del mar y la tierra, a la mesa

 En su búsqueda por recuperar los sabores perdidos, el restaurante Juanranas encontró una antigua semilla de tomate, pura y embriagadora. De esa simiente nacen los frutos con los que elaboran una salsa de tomate frito como la que hacían nuestras abuelas.

hay sabores que remiten a la infancia, a una época feliz, a un guiso casero haciendo chup chup en la cocina, a los platos inolvidables de nuestras abuelas… Desgraciadamente, en nuestros días, cada vez son más difíciles de encontrar. Esa búsqueda de sabores casi perdidos fue la que emprendieron en Juan Ranas, un restaurante situado frente a la Alhambra de Granada, en el bonito barrio del Albaicín. Buscaban semillas de tomate puras para cultivar en su propio huerto y, de la mano de un amigo, las hallaron en un pequeño pueblo situado en Sierra Nevada.

A partir de ellas, nacieron tomateras como las de toda la vida, que embriagan al que pasea entre ellas gracias a su aroma persistente e irresistible. Los tomates nacidos de esas plantas llegaron a la cocina de Juan Ranas y enamoraron desde el primer momento tanto a cocineros como a comensales. A partir de ellos, en el restaurante se hicieron distintas elaboraciones y, entre ellas, una salsa de tomate frito de sabor casero y tradicional. Una vez lograda una receta de tanta calidad, nació la idea de comercializar y distribuir este manjar para ofrecerlo fuera de las paredes del restaurante. En Juan Ranas querían compartir el resultado de una larga búsqueda en pos del tomate de toda la vida, aromático y sabroso con el mayor número de personas posible.

El tomate frito Juan Ranas, que se puede encontrar en el Club del Gourmet en El Corte Inglés, está elaborado con ingredientes totalmente naturales y no contiene ningún tipo de producto químico. Además, está hecho inspirado en las recetas tradicionales. Es la historia, con final feliz, de la recuperación de sabores que no se pueden perder. Este tomate frito es un regalo que en Juan Ranas quieren compartir con todos aquellos que, cuando llega el verano, se emocionan paladeando un tomate en su punto óptimo.

Cristales del Mediterráneo

Temporada alta del mar y la tierra, a la mesa

La naturaleza, el mar, la brisa y el sol hacen posible la sal más pura y valiosa del mundo. Cristales en forma de flores como la Flor de Sal d’ Es Trenc, producida al sureste de la isla de Mallorca. Natural y mediterránea.

Conseguir que una fina capa de sal rica en minerales cristalice sobre el agua,y se convierta en punto de partida de uno de los productos gourmet más valorados y versátiles que existen, no es sencilla tarea. Solo la naturaleza puede premiar con sol, y los puntos justos de viento y humedad, para que este fenómeno suceda. Ese es el privilegio de las mallorquinas salinas d’Es Trenc. Allí se cosecha desde 2003 la Flor de Sal d’ Es Trenc, sal pura, de la que nada se extrae y a la que nada se añade. Cristales en forma de flores que forman un velo sobre el agua, recogidos delicadamente antes del anochecer con rastrillo y secados lentamente bajo el sol. Una sal que, además de especial, es más saludable que la sal común por su menor contenido en cloruro sódico, su generosidad en potasio y calcio, sus 80 minerales y oligoelementos.

Cuenta con una cantidad de entre 16 y 20 veces más elevada en magnesio, gran potenciador de sabor, que hace que baste con una pequeña cantidad de flor de sal para condimentar un plato. A partir de 2004, Flor de Sal d’ Es Trenc desarrolló además una colección de sales aromatizadas, pensadas para enriquecer recetas con nuevos toques de especias, flores y hierbas. En el Club del Gourmet en El Corte Inglés es posible encontrar, junto a la flor de sal natural, las variedades Mediterránea, Hibiscus, Sri Lanka y Olivas.

La primera lleva hierbas mediterráneas como romero, mejorana, tomillo y orégano, secadas al aire y al sol de Mallorca, y pensadas para ensaladas, pescado y carne.

La segunda lleva el exótico aroma y el intenso color de las flores del hibiscus, buen complemento para platos de caza, hígado de pato, queso de cabra fresco, pescados y ensaladas de espinacas o rúcula.

La tercera es una equilibrada mezcla de diez especias como cúrcuma, cayena, canela o clavo, de recuerdos orientales y fondo picante, pensada para platos de cocina asiática, pollo a la parrilla o arroces.

Y la última lleva olivas negras tostadas de la variedad Kalamata, que ensalza carnes y especialidades de cocina mediterránea como ensalada de tomate y mozzarella o pa amb oli.

Lo natural es Do Bem

Temporada alta del mar y la tierra, a la mesa

Naturales, pero también saludables y divertidas. Así son las bebidas de Do Bem, una empresa de origen brasileño nacida en el año 2009 que vuelve a la carga con dos nuevas y refrescantes referencias: Limonada y Vem Meu Bronze.

Colocar la tecnología al servicio de la naturaleza y el cuerpo es lo que se propuso esta marca de bebidas brasileña que, con grandes dosis de humor, ha conseguido conectar con el público más joven. Su promotor, Marcos Leta, colgó la corbata y viajó por el mundo en busca de posibilidades industriales que le ermitieran crear y ofrecer una bebida que supiera a recién exprimida, que no necesitara de aditivos, que fuera natural. Ahora llegan al Club del Gourmet en El Corte Inglés dos novedades igual de originales y refrescantes: Limonada y Vem Meu Bronze.

La Limonada de Do Bem es una bebida que, como ellos mismos cuentan, no lleva “colorantes, conservantes ni otros nombres raros”. Solo azúcar, agua y zumo de limón. Un trago fresco que transporta a momentos de la infancia. Por su parte, Vem Meu Bronze es el primer zumo rosa envasado del mercado, tan saludable como los archiconocidos zumos verdes. Atractivo color que se consigue gracias a las naranjas, zanahorias y remolachas con las que está elaborado. Zumos y pulpas directas de la fruta que, en este caso, no lleva agua ni azúcar añadido. Tampoco colorantes ni conservantes. Lo que sí contiene es una gran cantidad de beta-caroteno, presente de forma natural en sus ingredientes. Precursor de la vitamina A y gran antioxidante, ayuda, entre otras cosas, a acelerar y mantener el bronceado, así como a proteger la piel de los rayos nocivos del sol.

Por amor al café

Temporada alta del mar y la tierra, a la mesa

 Lo que empezó siendo un café con tienda de accesorios y venta al por menor de café tostado es hoy un referente dentro de la cultura del café colombiano. Amor Perfecto, una experiencia sensorial única a la altura de los más exigentes.

El día en que Luis Fernando Vélez decidió poner a rodar toda la maquinaria para conseguir abrir su propia tostadora, algo importante cambió en el mercado del café en Colombia. La Federación de Cafeteros aún no autorizaba pequeños tostadores, pero acabó por demostrar la importancia de esta figura, en un mercado en el que restaurantes y cafés buscaban incansables materia prima de calidad y bien tostada. Así nace Amor Perfecto. Pioneros y apasionados por la excelencia, son todo un referente de alcance internacional con varios reconocimientos en su haber. Seleccionan los mejores cafés cultivados en origen, por regiones y sin mezclas, donde también son tostados. 100% arábigo –caracterizado por tener más acidez, cuerpo medio y un aroma afrutado– nunca por debajo de 85 puntos en la escala de la SCAA (protocolo de la Speciality Coff ee Association of America).

Café que se puede encontrar en el Club del Gourmet en El Corte Inglés, tanto en versión molida como en grano, esta última más fresca y, por tanto, de mayor aroma. El café de Amor Perfecto es dulce, de notas frutales y cítricas, que también se perciben en el aroma junto a los frutos rojos y el chocolate. De cuerpo medio y cremoso, su dulzura es a panela y miel, y cuenta con un sabor residual de chocolate y caramelo. Una riqueza de matices que sirve como anuncio de una experiencia sensorial a la altura de los paladares más cafeteros.

Además de la cuidada selección, la tecnología de vanguardia es otro de los compromisos de esta casa, al igual que la preocupación por el impacto medioambiental. Su maquinaria no solo supone un importante ahorro de energía sino que también elimina las emisiones resultantes del proceso. Sumado a una labor de reforestación llevada a cabo en la reserva biológica del Encenillo de Guasca (Cundinamarca, Colombia) hace que se trate de una marca certifi cada como “Carbono Cero” por la Fundación Natura.

Deliciosas y sin gluten

Temporada alta del mar y la tierra, a la mesa

 Una familia de galletas ecológicas de origen belga que llega para demostrar que los productos sin gluten no tienen por qué ser aburridos. Generous sorprende tanto por su sabor como por su original ‘packaging’.

Cada una de las galletas de Generous nace, por encima de todo, con el deseo de ofrecer el mejor de los productos. Un producto gourmet, sin gluten y ecológico. Un producto que demuestre, a cualquier paladar incrédulo, que un bocado dulce apto para celíacos puede ser tan original como delicioso. Con este propósito arrancó en 2013 esta firma de origen belga que combina la larga tradición de los maestros galleteros con el compromiso de la producción ecológica.

La mayoría de sus proveedores son artesanos de la región comprometidos con el respeto a la tierra; y todas sus galletas artesanales, hechas a mano, con ingredientes como cremosa mantequilla, huevos frescos, azúcar selecto o harina. Eso sí, no es una harina cualquiera: harina de trigo sarraceno o alforfón, el rey de la proteína vegetal y muy rico en aminoácidos esenciales.

Es considerado popularmente un cereal, pero realmente no lo es, aunque posee características similares. No pertenece a la familia de las gramíneas sino a las poligonáceas, y ofrece mayor calidad gastronómica que la extendida harina de maíz, estando también libre de gluten. El esfuerzo de Generous por ofrecer unas galletas de primera se equipara al que dedica en buscar originales sabores y recetas que sorprendan.

Su gama es completa: desde galletas de mantequilla y limón, de mantequilla a la vainilla o con pepitas de chocolate, de chocolate con avellanas y flor de sal y la típica galleta belga speculoos a base de especias como canela, nuez moscada o cardamomo. Con originales nombres como Céline Citron o Charlotte Chocolat, las diferentes variedades vienen presentadas por divertidos y golosos personajes, ilustrados sobre un paquete de 125 gramos, cuidado en diseño tanto como la propia elaboración de los caprichos dulces que lleva dentro y que podrá encontrar en el Club del Gourmet en El Corte Inglés.

Mövenpick, helada pasión

Temporada alta del mar y la tierra, a la mesa

 Más de 50 años de experiencia hacen de Mövenpick una de las mayores referencias internacionales en materia de helados. Un placer gastronómico natural, elaborado con los mejores ingredientes y marcado por la perfección suiza.

en 1948, abrió sus puertas un restaurante de nombre Mövenpick en Zúrich (Suiza). Posteriormente se convertiría en una cadena de restaurantes, y vería diversificado su negocio con la apertura de hoteles. En los años 60 los chefs de estos establecimientos comenzaron a elaborar helados en sus cocinas, un hecho que marcaría un nuevo rumbo para la marca.

Estos breves apuntes cronológicos son necesarios para comprender el origen restaurador y gastronómico de la colección de helados Mövenpick. Un origen marcado por la pasión y el buen hacer, y que ha dado lugar a una de las mejores firmas en materia helada. Son elaborados con ingredientes cuidadosamente seleccionados, naturales, a los que no se añaden aditivos artificiales, ni aromas ni colores. Principalmente, nata fresca de Suiza enriquecida con puré de frutas, cuyo resultado es una textura cremosa y lisa, que presenta una personal ondulación y unas inclusiones de sorprendente contraste al paladar. Son helados concebidos por chefs y también pensando en chefs, en las necesidades y exigencias que demanda una cocina: alta calidad consistencia, ligereza y posibilidad de manipulación a bajas temperaturas. 

Cuentan con diferentes gamas y un montón de sabores, como la colección Délices de Fruit (Limón y lima, Fruta de la pasión y mango y Fresa y frambuesa), a la que hay que añadir un espectacular y fresco helado de mandarina y naranja, disponible desde ahora también en el Club del Gourmet en El Corte Inglés. Se trata de un sorbete elaborado con mandarinas seleccionadas de Sicilia y jugosas naranjas. Aromático, intenso y vivo, un helado sorprendentemente cremoso que viaja del dulce al amargo. También están disponibles los clásicos de Chocolate, Sirope con nuez, Fresa...
La mayoría de los helados se elaboran en la fábrica de Rorschach (Suiza) desde donde parten a más de 30 países. Su calidad, sus sabores reconocibles y naturalidad son apreciados en medio mundo, no solo por el puro placer de un buen helado, sino también por sus altas dosis de originalidad gastronómica.

Aire fresco en el refresco

Temporada alta del mar y la tierra, a la mesa

 Sostenibles, locales y naturales. Así son los refrescos de Lemon Factory, una iniciativa que nació bajo el brazo de Pep Lemon, una limonada que representa valores como solidaridad, colaboración y producto 100% mallorquín.

tres inquietas mentes –Carme Verdaguer, Tomeu Riutord y Christoph Hafner– repararon un día en todos aquellos limones que quedaban como excedente abandonados a su suerte sobre la tierra de Mallorca. Un excedente que no se aprovechaba pero que, sin embargo, tenía mucho de aprovechable. Con la idea de crear un proyecto local y sostenible, que diera salida a todo ese extra agrario mallorquín, hace poco más de un año nació Pep Lemon. Se trata de un refresco natural, ácido, de aroma y sabor genuinos, alejado de los estándares de grandes marcas comerciales de alcance internacional.

Los limones se pelan, exprimen y trituran a mano, con una necesaria pasteurización final para garantizar la conservación de la bebida, pero dentro de un proceso apenas invasivo. Perfecto para tomar solo, bien frío, o como compañero de destilados como la ginebra, por ejemplo, con quien se entiende muy bien. Un refresco que, además, dinamiza la actividad de la isla y que se elabora de manera colaborativa. Agroilla cede los limones;
Amadip.esment, fundación que trabaja con personas discapacitadas, se encarga de la extracción del concentrado, y Carbónicas La Paduana, única embotelladora independiente que queda en Mallorca, remata el trabajo.

Colaboración y una pequeña inversión económica que se ha traducido en una marca de calado en la isla balear y que ya tiene en marcha nuevos productos, como la Pep Cola, a base de ingredientes mediterráneos como la algarroba o el romero. Saludable, kilómetro cero y comprometida. Pero también atrevida, actual y rompedora, Pep Lemmon y Cola tienen un diseño divertido y retro que tampoco pasa desapercibido. Su nostálgico tapón, que bien podría parecer una apuesta marketiniana, responde sin embargo a la pura necesidad. A la realidad de una maquinaria existente que hay que aprovechar, al igual que aquellos limones que se echaban a perder. Ambos refrescos puede encontrarlos en el Club del Gourmet en El Corte Inglés.

0 Comentarios.¡Déjanos el tuyo!

No estas identificado

Si aún no eres miembro del Supermercado de El Corte Inglés hazte socio pulsando en Nuevo usuario.

También te puede interesar