DELICATESSEN EN BLANCO Y VERDE.

DELICATESSEN EN BLANCO Y VERDE.

Estamos ante un alimento exquisito, señorial y con prestancia en cualquier mesa. De origen asiático, el Asparagus officinalis es de la familia de las lileáceas. Blanco o verde, es un alimento que lleva mucho tiempo proporcionando placer a los gourmets que gustan de estos productos frescos, que se pueden tomar en cualquier época del año y que siempre cumplen gastronómicamente hablando. Hervidos o en conserva, aliñados con aceite o con salsas, adornando ensaladas o simplemente de aperitivo, el espárrago es rico en valores nutricionales y terapéuticos.

En el “prospecto” de unos espárragos se dice siempre que tienen pocas calorías, pero contienen mucha fibra y que son un magnífico diurético y un sedante para estados de nerviosismo. Además, contienen vitaminas y minerales, y aportan ácido fólico y proteínas vegetales.
 

EL GRAN TRUCO DE LA NATURALEZA.

El espárrago es blanco cuando está escondido debajo de la tierra. Es como un tesoro, que no puede recibir la luz del sol. La palidez es su signo de identidad. Los rayos del astro sol le afectan tanto que si los recibe, la punta del fruto se llena de clorofila y entonces nos encontramos ante el espárrago verde. Es como una especie de truco mágico que nos hace la naturaleza.

 

García Mateo & Sinova es una empresa que sabe de espárragos, porque llevan mucho tiempo dedicados a cultivarlos. Cada temporada y en contraestación, desde junio a marzo, produce e importa a Europa más de cuatro millones de espárragos verdes frescos. Los presenta de diferente forma: espárrago normal, de 23 cm de longitud, en cajas de más de tres kilos con ocho, nueve o diez manojos; también lo hacen en caja piramidal de cinco kilos con 12 manojos de 420 gramos cada uno; el espárrago Tips, una delicatessen de sólo 11 centímetros, una delicia presentada en cajas con 12 manojos de 100 gramos cada uno. Y por último, el espárrago Lux, de 18 cm, todo verde y comestible al cien por cien.



“La palidez del espárrago se debe a que es un fruto que se encuentra bajo tierra”


Todos estos productos proceden de los campos de Perú, por lo que su viaje hasta el mercado español es largo, pero rápido: en tres días desde su recolección están en España. Del campo a la mesa, en un tiempo récord. Se cultivan en la costa peruana, al sur de Lima, en el valle de Ica, y al norte, en las zonas de Hiarmey y Trujillo. Localizadas cerca del Ecuador y bañadas por la corriente de aguas fría de Humboldt, las 900 hectáreas que cultiva García Mateo & Sinova, son un invernadero natural que repercute en la calidad de los productos.


Todas las plantas de procesamiento de García Mateo & Sinova son modernas, con ambiente climatizado y con estrictas medidas de control de calidad, higiene y sanidad. El trato al producto es delicado y tecnificado. García Mateo & Sinova exporta a Europa y Estados Unidos, más de seis millones de kilos empacados de espárragos y otros productos como alubias, higos o fresas.  

También te puede interesar