La técnica del ahumado potencia el buen sabor de pescados como el salmón, la trucha o el bacalao. Si además, la materia prima es de la máxima calidad, el resultado es un producto excelente para los amantes de los sabores intensos.

null