LAS MIELES DE EL QUEXIGAL, ENVASADAS SIN PASTEURIZACIÓN, CONSERVAN AL COMPLETO SUS CUALIDADES NUTRITIVAS Y PROPIEDADES ORGANOLÉPTICAS.

 

 La miel El Quexigal está reconocida por su alta calidad, proveniente de la selección de la mejor materia prima, análisis físico-químicos y sensoriales, instalaciones modernas donde se unen los mejores medios con un personal cualificado que controla el producto en todo momento, y una esmerada presentación artesanal. 

 
Todos estos elementos se unen para garantizar que llegue a los clientes una miel con pureza, frescura, aroma y sabor, propios del concepto de delicatessen que marca el día a día de todas las variadas producciones del grupo de empresas Vega Sicilia. La miel, al igual que los demás productos agrícolas, depende de la climatología. Por esa razón, hay años en que no se cosecha un determinado tipo de miel, o bien no corresponde a los rígidos criterios de calidad requeridos por El Quexigal, por lo que ese año no envasaremos esa variedad concreta.
 
Para El Quexigal, los análisis sensoriales y de laboratorio son fundamentales para seleccionar las mieles
que corresponden con los parámetros de calidad establecidos por nuestra sociedad y que le diferencian de los demás. La miel se envasa con el máximo respeto al producto, en unas instalaciones modernas que permiten unas buenas prácticas higiénico sanitarias y un control por parte de personal cualificado, en todos los puntos de la cadena.
 
"Aroma y sabor para una miel delicatessen"

La característica principal de El Quexigal, además del alto grado de monofloreidad, es que no está pasteurizada, conservando de esta forma todas sus cualidades químicas y organolépticas. La miel se calienta muy lentamente y siempre por debajo de los 40ºC, únicamente para poder envasarla.
 
Una vez envasada la miel, se analiza nuevamente para mayor garantía. Es importante respetar la fecha de consumo preferente que viene marcada, pues es la que se considera correcta para que la miel se disfrute en óptimas condiciones. El sistema de envasado está totalmente automatizado, aunque la fase final del etiquetado: colocación de caperuza, hilo, libreto y lacre se hace totalmente manual. 
 
La Real Casa de el Quexigal fue construida en 1563 por el famoso arquitecto Juan de Herrera, durante el reinado de Felipe II, y tiene el mismo estilo que su obra maestra El Monaterio de El Escorial, estando catalogada como Patrimonio Artístico Nacional.