Aunque el origen de las especias sigue siendo un misterio, quizás el motivo de que fueran tan codiciadas en el mundo antiguo fuese por las características que se les atribuían, pues existía la creencia de que poseían propiedades mágicas, afrodisíacas y curativas. Muchos han sido los que se enriquecieron gracias al comercio de especias y, aunque parezca mentira, llegaron a ser incluso más valiosas que el oro, provocando serios conflictos entre los diversos pueblos que pretendían monopolizar el mercado. Desde entonces, estos fascinantes productos de la naturaleza siguieron suscitando curiosidad y adoración, por lo que actualmente resultan imprescindibles en la cocina.

Empleadas con mimo y moderación, enriquecen cualquier plato dotándolo de color y aroma, y potenciando los sabores. Además, sus cualidades terapéuticas son un aliciente más para su uso ya, que cada una aporta un beneficio diferente a nuestro organismo en función de sus características propias. Ahora en El Corte Inglés dispones de una completísima gama de estos ricos condimentos, presentados en prácticas bolsas que hacen que su conservación resulte muy sencilla. Para que no pierdan las propiedades que las hacen tan atractivas, basta con guardarlas en un sitio fresco y oscuro. Pese a que pueden conservarse durante años, lo mejor es no guardarlas más de 3 ó 4 meses con el fin de obtener mejores resultados. Eucalipto, tomillo, laurel y romero. Tila, manzanilla dulce y menta-poleo.

Sabias que...

 Los venecianos dominaron el negocio de las especias hasta finales del siglo XV, lo que les trajo gran prosperidad y riqueza.