Descubre por qué los frutos secos, que por sí solos son una delicia, se han convertido en el acompañamiento perfecto de multitud de recetas. No lo dudes y pruébalos.

 

Pon un punto original a tus salsas y platos. ¿Cómo conseguirlo? Muy fácil: con los frutos secos. Con ellos lograrás una sorprendente combinación de sabores dulces y salados en tus aperitivos, ensaladas, asados, rellenos y guarniciones de carnes y pescados. Higos, pasas moscatel, bayas de Goji, nueces de California, almendra marcona, pistacho ibérico o ciruelas sin hueso, entre otros, todos con múltiples propiedades nutricionales.