Refrescante, dulce y exquisita, la sandía es una de las frutas imprescindibles del verano, al resultar perfecta para combatir la sed y el calor. Por si misma resulta un postre redondo, las posibilidades culinarias son múltiples: en zumos, ensaladas, dulces...

La sandía es una de las frutas de mayor tamaño ya que puede alcanzar de 10 a 12 kg. Es originaria de África y su cultivo se remonta siglos atrás en la ribera del Nilo, desde donde se extendió por todo el mundo. Aunque existen más de cincuenta variedades de sandía, que se clasifican en función de la forma de sus frutos, peso, periodo de maduración, color de la pulpa, piel y si disponen o no de semillas.

Para obtener las sandías que llevan la marca El Corte Inglés solo se seleccionan de manera rigurosa las piezas de mejor calidad. Estas frutas se cultivan en tierras de clima templado, preparadas adecuadamente siguiendo las normas fito-sanitarias europeas, y los frutos florecen al aire libre entre finales de primavera y principios de verano. Cuando las sandías están en su punto óptimo de maduración son recolectadas por expertos agricultores, que las separan una a una, las limpian y realizan el empaquetado y el etiquetado para enviarlas directamente al Supermercado de El Corte Inglés.

Sabías que...

La sandía, según constatadas pruebas científicas, es la fruta que más cantidad de agua contiene, un 93 %. Por eso, por no contener nada de grasa y por su bajo valor calórico, solo 19 calorías, resulta perfecta como complemento para cualquier dieta estival aunque se acompañe con salsa de chocolate. Además, tiene grandes y beneficiosas propiedades antioxidantes.