Su firme y deliciosa carne blanca, de fina textura y delicado sabor, ha convertido al rodaballo en símbolo de lujo gastronómico, apreciado en las mesas de los comensales más exigentes.

null