A temperatura ambiente o con un golpe de calor al horno, la Torta del Casar es una delicia a la que no podrás resistirte. Tan sólo hay que destaparla y dejarse seducir por su textura cremosa y sabor intenso. Un placer para paladares exquisitos.

Su corteza fina y semidura esconde en su interior un queso muy cremoso, de aroma característico y poderoso sabor. Es la Torta del Casar, un queso elaborado con leche de oveja, cuajo vegetal y una pizca de sal, y madurado durante más de sesenta días. Debe su nombre a su característica forma, más similar a las tortas de harina que a los quesos convencionales. Para garantizar la máxima calidad, está amparada por una Denominación de Origen protegida, que somete a exhaustivos controles las ganaderías, la leche, las queserías y los quesos.

Entre estos se encuentra la Torta del Casar Gran Casar que, con más de un siglo de historia, se sigue realizando según los métodos tradicionales.