Carne de cerdo ibérico

Carne de cerdo ibérico

Quizá la principal joya de nuestra gastronomía sea el cerdo ibérico. Único en el el mundo, su crianza y consumo se enraízan en nuestras antiguas tradiciones. Vamos a profundizar en una pieza menos conocida que el jamón, pero increíblemente sabrosa: el secreto del cerdo ibérico.

Unas piezas muy jugosas

El secreto del cerdo ibérico es una pieza situada debajo de las costillas y del cabecero, junto a la paletilla. Su delicioso sabor se debe a que es una carne muy veteada y jugosa. Esas vetas blancas, que también se encuentran en el jamón ibérico, son infiltraciones de grasa, muy rica en ácido oleico. Y es que la clave del éxito del cerdo ibérico se encuentra en que puede pasar toda su vida en un entorno natural -la dehesa- alimentándose únicamente de bellotas y hierbas naturales, y realizando mucho ejercicio. Esos factores hacen que el animal se "mantenga en forma" y goce de una vida apacible, sana y natural. La carne de cerdo ibérico, ya sea el secreto, la presa, la pluma, el solomillo o el versátil y gustoso lomo, es una fuente de proteínas que, a diferencia de las carnes rojas, tiene un menor contenido de grasas saturadas. Es muy rica en aminoácidos esenciales para el organismo y en dos minerales difíciles de cubrir para el ser humano: el cinc y el hierro.  

Sabías que... La dehesa es un ecosistema de bosque mediterráneo formado fundamentalmente por arboledas de encinas, alcornoques, robles y algunos fresnos. La carne de cerdo ibérico, al contar con un nivel de ácido oleico de hasta el 55%, se ha demostrado como un factor eficaz para reducir el colesterol. Tanto es así, que se ha acuñado la expresión "el cerdo ibérico es como un olivo con patas".

También te puede interesar