Dieta mediterranea, sabores muy nuestros

Dieta mediterranea, sabores muy nuestros

 Declarada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Unesco, la dieta mediterránea puede presumir de ser un referente a nivel mundial de dieta sana, variada y equilibrada con innumerables beneficios sobre la salud.

Estilo de vida natural

Lo que hace que la dieta mediterránea sea valorada y seguida en todo el mundo es que no se trata simplemente de unas recomendaciones gastronómicas saludables. Es un estilo de vida que, además de incluir una serie de alimentos, se refiere a la manera de cocinarlos y consumirlos, preferiblemente en compañía y de forma relajada y distendida. Por ejemplo, según los dictados de la dieta mediterránea, las verduras deberían estar presentes tanto en la comida como en la cena, pues aportan antioxidantes y sustancias protectoras. 

Como el de casa

El tomate frito Hida está elaborado con tomate fresco, frito con aceite de oliva virgen extra y sazonado con azúcar y sal. Igual de rico que el que harías tú pero listo en mucho menos tiempo. Tomate frito Hida + 15% gratis o Pisto, 400 g 

100% vegetal

Solo con ingredientes naturales y aceite de oliva. Ni conservantes ni colorantes, ni gluten o lactosa. Ferrer solo utiliza vegetales: el contenido principal es zanahoria y calabaza, y se completa con otras verduras como puerro y chalota. Por eso, también es apto para veganos y vegetarianos. Cremas FERRER: calabaza y zanahoria, espinacas, calabacín o verduras, 485 ml. 

Sabor casero

Carretilla recupera el espíritu de la cocina tradicional con una crema de regusto casero poniendo a la suavidad del calabacín el contrapunto del queso parmesano. Cremas CARRETILLA: calabacín, calabaza o verduras, 300 g.

Alta cocina

 Knorr se inspira en las recetas de los mejores restaurantes para elaborar sus exquisitas cremas Gourmet que conquistarán a los paladares más exigentes. Cremas KNORR GOURMET.

Del campo a la mesa

Las cremas de Knorr están elaboradas con hortalizas cultivadas de forma sostenible. Así, consiguen un sabor suave e inconfundible a la vez que contribuyen a cuidar el planeta. Cremas KNORR: Alicia calabaza-zanahoria-guisantes, calabacín con queso, verduras mediterráneas o calabaza con nata, 500 ml. 

Pan tumaca

El pan y el tomate son imprescindibles en la dieta mediterránea. Carretilla elabora un rico tumaca de modo que solo tengas que preparar una buena tostada de pan, untar el tomate y coronar con una loncha de jamón serrano. ¿A que apetece? Tumaca natural con aceite de oliva CARRETILLA, 370 g. 

Paso a paso

Acostumbrarse a la dieta mediterránea es fácil, ya que es rica y variada. Estos son algunos de sus pilares básicos: utilizar el aceite de oliva como grasa principal, tanto para freír como para aderezar; ingerir gran cantidad de alimentos frescos y de origen vegetal, como frutas, verduras y legumbres; incluir una o dos raciones por comida de hidratos de carbono en forma de pasta, arroz o pan, responsables de proporcionarnos el aporte energético necesario; consumir a diario productos lácteos, como yogures y queso; moderar el consumo de carne roja y optar por carnes magras; tomar pescado en abundancia, principalmente azul, y huevos con moderación. 

La cecina

De forma artesanal, sin utilizar colorantes ni conservantes y respetando los tiempos naturales de maduración, se elabora
la cecina de la marca Pablo. Esto garantiza un alto nivel de grasa infiltrada que se traduce en una cecina muy jugosa. Cecina curada CECINAS PABLO, kg. 

El jamón baby

Es jugoso, ligero, bajo en grasa y, por todo ello, ideal para los más pequeños. El jamón Baby de Frial está cocido en su propia grasa conservando su piel, libre de aditivos y alérgenos. Jamón cocido extra baby FRIAL, kg. 

Aprende a distinguirlo

La forma: la pechuga de pavo mantiene la forma y tamaño de la pieza original por lo que no hay dos iguales, mientras que el fiambre se presenta en moldes idénticos.

La textura: en la pechuga se pueden apreciar al corte las vetas de grasa frente al fiambre que es uniforme.

El aporte calórico: el fiambre, al tener menos pavo y más agua, aporta menos calorías. La pechuga contiene menos agua por lo que puede resultar menos jugosa pero su aporte proteico es mayor que el fiambre. Ambos son un alimento bajo en grasa. 

Nuestra sugerencia

Espárragos blancos con anchoas y...

También te puede interesar