Su piel finamente aterciopelada, de un bonito color rojo y una pulpa extremadamente jugosa, a la vez que sabrosa, convierten al melocotón fresquilla en una de las frutas predilectas de esta época del año. Al natural o preparada en originales recetas, resulta siempre una auténtica delicia.

Pequeño gran fruto

Una de las frutas del bosque más conocidas, además de los arándanos, las endrinas, las grosellas, los madroños y las moras, son las exquisitas frambuesas, conocidas también como "fresas del bosque".

Fruto del frambueso, una planta que crece en países de clima templado, no sólo resulta deliciosa, sino que además posee numerosas propiedades nutritivas, gran cantidad de vitamina C, y ni un gramo de grasa.

Es además una buena fuente de fibra, gracias a su alto contenido en agua. El sabor dulce de la frambuesa tiene un punto ácido sorprendente que la hace una fruta ideal para elaborar mermeladas, tartas (como la de la receta que te mostramos en este número) y macedonias. Además, su color vivo le aporta un aire divertido y elegante a todo tipo de platos.

Eso sí, es aconsejable lavarla antes de consumirla, pero no ponerlas en remojo, ya que se impregnan de agua y pierde toda su consistencia y sabor, y hay que prepararlas rápidamente porque es una fruta frágil.

La producción y recolección de la frambuesa que podrás encontrar en las Fruterías de los Supermercados de El Corte Inglés se realiza en las zonas de Huelva, del Valle del Jerte y de Segovia. Se recogen manualmente, a primeras horas de la mañana con el fin de conservar todas sus propiedades.

Después se seleccionan las mejores piezas y se colocan en las cajas y tarrinas de venta antes de ser transportadas a cada centro. De esta forma, las frambuesas van directamente de la planta al punto de venta en pocas horas y con todo su sabor intacto.

0 Comentarios.¡Déjanos el tuyo!

No estas identificado

Si aún no eres miembro del Supermercado de El Corte Inglés hazte socio pulsando en Nuevo usuario.

También te puede interesar