Erase una vez... Doña Coliflor

Erase una vez... Doña Coliflor

Marta mira por la ventana cómo juegan sus hermanas mayores. Con los guantes que les ha puesto Papá, ellas han hecho unas bolas de nieve blanditas y se las tiran entre risas y gritos.
Marta está estos días en casa hasta que se le pase el catarro. De repente, escucha: “paciencia y buenos alimentos, pronto saldrás a jugar con todos a la huerta ”. La voz parece venir de encima de la mesa de la cocina. En una fuente hay una especie de copo de nieve gigante, pero está calentito y echa humo. Es Doña Coliflor, una hortaliza recién cocinada por Mamá, que le cuenta sus trucos para no pillar tantos catarros y no parar de jugar. Juntas hacen un muñeco de nieve comestible y que, además, no se derrite dentro de casa. Y, así, cuando entran los demás a comer, se llevan una gran sorpresa.
El invierno se va a hacer muy corto, jugando en la huerta con la nieve.

Nuestra sugerencia

Coliflor campeona de invierno

También te puede interesar