Untar margarina en la tostada del desayuno o la merienda no sólo mejorará su valor nutricional, sino que la convertirá en una auténtica delicia.

Sencilla delicia

Aunque su uso es cotidiano y muy popular, su origen se remonta al emperador Napoleón III de Francia, allá por el siglo XIX. Éste ofreció una recompensa a quien lograse obtener un sustituto económico de la mantequilla. Así surgió la margarina, cuyo nombre deriva de la palabra griega “margaritari”, que significa perla. Y es que este alimento está elaborado con aceites y grasas de origen vegetal, por eso expertos en nutrición coinciden en que su consumo es una manera sencilla, sana y sabrosa de incorporar ácidos grasos esenciales, omega 3 y omega 6, y vitaminas A, D y E, a nuestro organismo.

0 Comentarios.¡Déjanos el tuyo!

No estas identificado

Si aún no eres miembro del Supermercado de El Corte Inglés hazte socio pulsando en Nuevo usuario.

También te puede interesar