Benicio Del Toro 1967 (52 años) San Juan, Puerto Rico

Benicio del Toro (San Juan, Puerto Rico, 1967) comenzó su carrera como actor a finales de los años 80 participando en series de televisión como Corrupción en Miami y Detective privado. Su primera película fue Big-Top Pee-Wee, de Randal Kleiser (1988). En su segundo largometraje se convirtió en el actor más joven en interpretar un papel de villano en una película de James Bond. Fue en Licencia para matar (1989), con Timothy Dalton en la piel de 007. Benicio del Toro apenas tenía 22 años por aquel entonces y poco después aparecería en el videoclip de La Isla Bonita de Madonna. En 1991 trabajó a las órdenes de Sean Penn en Extraño vínculo de sangre, a la que siguieron Cristóbal Colón: El Descubrimiento (1992),¡Qué no hacer con un millón de dólares! (1993) y Huevos de oro (1993), de Bigas Luna. Sin miedo a la vida (1993), Luna de porcelana (1994) y El factor sorpresa (1994) precederían a una de las mejores películas de toda su filmografía: Sospechosos habituales (1995). Por su papel de Fenster en el filme de Bryan Singer consiguió el Independent Spirit Award al Mejor Actor de Reparto, un premio que repetiría al año siguiente por su trabajo en Basquiat (1996). En los años posteriores pudimos verle en Fanático (1996), el filme protagonizado por Robert de Niro; El funeral (1996), de Abel Ferrara; y en las cintas de 1997 Exceso de equipaje y Robo inocente. Para su personaje del doctor Gonzo en Miedo y asco en Las Vegas (1998), de Terry Gilliam, engordó 18 kilos. El año 2000 fue decisivo en su ascendente carrera con dos títulos importantes: Snatch, cerdos y diamantes y Traffic, por la que ganó el Oscar y el Globo de Oro al Mejor Actor de Reparto. Después de participar en El juramento y en La presa, Benicio del Toro consiguió su segunda nominación al Oscar como Mejor Actor de Reparto, esta vez sin éxito, por su interpretación en el melodrama de Alejandro González Iñárritu 21 gramos (2003). Por su recreación del Che Guevara en 2008 ganó el Goya y el Premio del Festival del Cannes al Mejor Actor. El hombre lobo (2010), Salvajes (2012) -ya con la nacionalidad española que obtuvo en 2011-, Jimmy P. (2013), Thor: el mundo oscuro (2013) y Guardianes de la galaxia (2014) fueron sus siguientes trabajos antes de interpretar con brillantez a Pablo Escobar en Escobar: Paraíso perdido (2014), destacar en el filme de Paul Thomas Anderson Puro vicio (2014), dar vida al personaje de Mambrú en el filme de Fernando León de Aranoa Un día perfecto (2015) y protagonizar otra gran película sobre el narcotráfico como Sicario (2015). En 2017 aparecerá en el Episodio VIII de la mítica saga Star Wars.