Rosendo

Fecha de nacimiento: (1954 - Actualidad)
Edad: 67 años
Lugar de nacimiento: Madrid, España

Rosendo (Madrid, 1954) es un músico de rock cuya integridad ha salpicado cada uno de sus discos, desde sus inicios con Leño hasta su prolífica carrera en solitario, en la que ha convertido la protesta y la denuncia en un revólver de conciencias. Estas balas salieron con fuerza en Loco por incordiar.

A pesar de venir de una familia muy humilde, ya desde los siete años se empeñó Rosendo Mercado en tocar la guitarra y enmarcar en melodías de seis cuerdas la realidad que le rodeaba en el barrio de Carabanchel. Cream, Led Zeppelin o Deep Purple, algunas de sus primeras referencias musicales, le llevaron a hilvanar acordes en diferentes bandas hasta que en 1972 se unió a Fresa, una formación que hacía versiones y se convirtió en la raíz de su primer grupo, Ñu. Pese a participar en el disco de debut, Rosendo abandona el conjunto por desavenencias con el cantante Jose Carlos Molina. Leño surgió así de este divorcio, vistiéndose de estreno como teloneros de Asfalto en 1978. El melenudo Rosendo asumió también las labores frente al micrófono y graban su álbum homónimo un año después, en el que ya se encuentran algunos de sus mejores composiciones, “El tren” y “Este Madrid”. Más madera (1980) sigue a este trabajo, editándose pronto En directo (1981), que recoge “Maneras de vivir”, quizás el tema más popular del guitarrista madrileño. ¡Corre, corre! (1982) les permite protagonizar una exitosa gira con Miguel Ríos y Luz Casal, espectáculo que solo pudieron editar en disco en 2006 (Vivo 83) por enredos discograficateros. En esta pequeña cima Leño decide separarse, alicatando su merecida fama de joya musical urbana surgida en tiempos de Movida madrileña, pero al margen de la misma.

Solventados los problemas de contrato con su anterior casa de discos, Rosendo lanza al mercado su álbum más completo, Loco por incordiar (1985), que hace girar en el tocadiscos las canciones “Agradecido” y “Pan de higo”. Este éxito de crítica y ventas no pudo repetirlo en sus dos siguientes trabajos, Fuera de lugar (1986) y A las lombrices (1987). Solo en 1988, con nueva mudanza de discográfica, volvería a firmar Rosendo un disco extraordinario, Jugar al gua, con el tema principal “Flojos de pantalones”.

En la década de los 90 se sigue acercando con regularidad a los estudios para sacar nuevos discos que le permitan estar de gira, la auténtica delicia que atrae a Rosendo del negocio musical. Listos para la reconversión (1996) y A tientas y barrancas (1998) anteceden a su disco grabado en la cárcel de Carabanchel. Siempre hay una historia... en directo (1999) emula al concierto de Johnny Cash ofrecido en 1968 en Folsom Prison.

Con el nuevo siglo la actitud de Rosendo se vuelve más singular y rebelde ante una sociedad cegada por el consumo y derrotada por el inmovilismo. Veo, Veo... mamoneo (2002) o Vergüenza torera (2013) remueven conciencias con el peculiar estilo de Rosendo, que nunca ha dejado de agitar la bandera de la honestidad. “Soy una persona que se cree su historia y se la pelea, poco más”, declaró a Diario 16 Andalucía durante la promoción de Listos para la reconversión. “Cuando yo era un crío nadie entendía que quisiera dedicarme a la música en lugar de buscar un trabajo fijo, un sueldo fijo y todo eso. Y siguen igual, mi madre con sus noventa y tantos aún quiere que me corte la coleta. Me coge el pelo y me dice: pero, hijo, ¿cuándo te vas a cortar el pelo?”, recordó el afable Rosendo en otra entrevista.

×
×
×
×
comparar