Descubre la versión beta de la nueva web de El Corte Inglés pulsando aquí.

Michael Bolton 1953 (67 años) Connecticut, EEUU

Michael Bolotin (Connecticut, EEUU, 1953), conocido como Michael Bolton, es un cantante y compositor que logró un gran éxito en los años 80 y 90 como uno de los cantantes más populares de la balada romántica.

Quiso dedicarse a la música desde pequeño y con la precoz edad de dieciséis años firmó su primer contrato discográfico. Su primer disco, Michael Bolotin (1975), fue editado utilizando su nombre real antes de cambiarse el apellido al artístico Bolton en 1983 para conseguir más tirón comercial. En esa época, el todavía desconocido Michael Bolton tenía más éxito escribiendo para otros que interpretando sus propias composiciones. Quién lo diría. Él, que con el tiempo cantaría con Placido Domingo y trabajaría con el mismísimo Bob Dylan. Pero eso estaba aún por llegar y antes de sacar su primer disco como Michael Bolton (1983) consiguió su primer éxito con "How Am I Supposed To Live Without You", que coescribió con y para la cantante Laura Branigan. Los buenos resultados los llevarían a trabajar juntos de nuevo en 1985 con "I Found Someone", que popularizó Cher. Bolton llamó la atención de varios artistas importantes y comenzó a escribir canciones para Babyface, Diane Warren, Barbara Streisand, KISS, Kenny Rogers y Kenny G, entre otros. Además de Dylan, antes mencionado. Suya es, por ejemplo, la autoría de la mayor parte de aquel disco con el que KISS intentaba reinventarse como grupo de pista de baile.

En 1985 su carrera como intérprete despegó definitivamente. Ese año apareció Everybody Crazy, al que le siguen más publicaciones cada una con mayor éxito que la anterior. Incluso llegó a hacerse con un premio Grammy en la edición de 1990 gracias a su disco Soul Provider (1989). Pero Michael Bolton todavía no había grabado su nombre en la memoria colectiva y en la historia de la música. En 1991, en pleno cenit de su carrera publicó Time, Love and Tenderness. El disco, grabado y compuesto en pleno estado de gracia del músico, contenía entre otros éxitos para la posteridad, su gran canción, la que cantaría todo el mundo y traspasaría generaciones. "When a man loves a woman" copó todas las listas de ventas, radiofórmulas y programas musicales de televisión, convirtiéndose en un clásico de la balada romántica que incluso a día de hoy no es raro escuchar.

Después de ese disco, el estadounidense ha cantado con figuras de todos los estilos como Pavarotti, Renée Fleming, Mateo Blanco, Zucchero, Patti LaBelle, Céline Dion, Ray Charles, Lonely Island, Wynonna Judd y BB King.

A partir de ahí la carrera de Bolton comenzó a remitir hacia un plano más modesto para dejar paso a las nuevas generaciones del pop de los noventa que venían pisando fuerte. Nuevos aires soplaban para la tendencia en el modelo de estrella de multitudes.

Aún así, Michael Bolton siguió llenando conciertos y vendiendo discos. En 1995 cerraba una etapa con un disco recopilatorio y ese mismo año publicó un LP de canciones de Navidad. Más tarde, otro con versiones de Sinatra. Ha seguido componiendo y se ha sabido adaptar a los nuevos tiempos contando con las colaboraciones de Ne-Yo y Lady Gaga en su disco One World, One Love, publicado en 2009. En 2011 se embarcó en una gira mundial con su amigo Kenny G. Además del Grammy, entre sus logros están el haber vendido 53 millones de discos y colocar ocho álbumes en el top ten de las listas internacionales. "Con Internet todo ha cambiado muchísimo. Las cosas están peor para todos. Antes los discos eran como toda la pizza y ahora la gente ya no quiere todo, quiere solo una porción de la pizza. Esa porción es el sencillo, la canción que conocerá todo el mundo. Y en eso tenemos que centrarnos porque el público se descarga canciones sueltas", opina el cantante sobre el estado actual de la música.

Además de su aportación a esta industria, el compositor es conocido también por su labor humanitaria. Fundó The Michael Boloton Charities en 1993, una organización aún en activo dedicada a las mujeres y niños víctimas de abusos y la pobreza. "Quiero ser capaz de ver y medir la mejora que mi fundación aporta. Hay tantos de nosotros que somos realmente afortunados de tantas formas y hay tantos de nosotros que creemos que dar y ayudar a la gente que es menos afortunada que nosotros es tan fácil. Es tan solo lo que hay que hacer", decía Bolotin sobre la fundación.